Personas Mayores

Terapias para personas mayores con perros, ASGECAN

Intervenciones asistidas con perros para personas mayores

El envejecimiento forma parte del desarrollo humano. Es un proceso con una serie de cambios a nivel biológico, psicológico y social que comportan unos riesgos en cuanto al declive de la salud física, de los roles sociales, de la autonomía e importantes pérdidas de seres queridos. Es una etapa de la vida con una serie de peculiaridades que debemos comprender y tener en cuenta a la hora de realizar cualquier tipo de intervención.

Las Intervenciones asistidas con perros (IAP) son una modalidad de tratamiento no farmacológico que puede utilizarse para el control de varios síntomas que padecen las personas mayores, sobre todo, síntomas psicológicos y conductuales asociados a las demencias y a otros trastornos.

Las IAP, inciden de forma especial en la esfera afectiva, no se han encontrado efectos secundarios asociados a su uso y tienen un efecto positivo en la cognición y en la calidad de vida de las personas. Rescata a la persona del aislamiento recurriendo al medio de comunicación más básico: el mundo de los sentimientos, las sensaciones y la comunicación no verbal. Es un nexo único con el mundo exterior, donde el animal ejerce un poderoso efecto ansiolítico y tranquilizante, mejora la movilidad, promueve las relaciones sociales y la integración.

      

Los objetivos que podemos trabajar con ellos son variados: aumento de la motivación, mejora del estado emocional, mejora de la atención y la percepción, aprendizaje, memoria, lenguaje, capacidades funcionales, mejora de la interacción con su entorno y los demás o problemas de conducta.

En un estudio publicado en el año 2014 (Terapia asistida con perros en pacientes con demencia y SPCD institucionalizados en centros residenciales de Toledo, España) se demostró la efectividad de nuestra metodología de trabajo para los síntomas psicológicos y conductuales de la demencia en personas mayores.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que, a medida que los usuarios se acostumbran a la metodología de trabajo con el perro, evolucionan de forma muy positiva en los objetivos marcados. Esto nos permite incorporar nuevas estrategias y adaptar las sesiones a la evolución de los usuarios.